Dramaturgia: ANDRÉS LIMA y DAVID CAIÑA a partir de una idea original de GEMMA MARTÍNEZ

 

Texto: DAVID CAIÑA

 

Dirección: ANDRÉS LIMA

 

Elenco: ANE GABARAIN, GEMMA MARTÍNEZ, MARIBEL SALAS, SOL MAGUNA y VITO ROGADO

 

Estreno: TEATRO ARRIAGA ANTZOKIA

 

 

 

“Todas las hijas” es la historia de cinco actrices.  Es el cuento de sus vidas.  Cinco mujeres hablan, porque necesitan hablar, de cómo han llegado hasta aquí, de cómo han vivido sus vidas y su arte y de porqué en el fondo del pecho, entre el corazón y el pulmón, donde se siente y se respira, hay una inquietud.  A lo mejor es dolor, o sólo miedo, o es la edad, o la soledad, o el amor que también duele a veces, o una risa atravesada.  Pero todas se acuerdan de su madre, por eso todas son las hijas.  

“Todas las hijas” es una obra de terror.  Una madre posesiva arrastra a su hija a la locura.  El miedo a cerrar los ojos y soñar.  El recuerdo infantil de un abuso.  La pesadilla de una relación marcada por la violencia.  No dormir, no comer, convertirse en un fantasma, en un vampiro, en un monstruo.

“Todas las hijas” es el relato de 5 mujeres valientes sobre su propia vida.

 

“Todas las hijas” es el exorcismo del miedo para superar el miedo.

 

“Todas la hijas” es un juego que a veces puede ser muy peligroso y a veces muy divertido.

 

“Todas las hijas” es jugar, es temer y es luchar.  Pelear y reír.  Es un viaje por los miedos femeninos.

 

Andrés Lima

 

 

 

“Ahí fuera está, respirando como si fuera un león.”

- Adela.

 

Una mujer camina sola de noche. Oímos sus pasos, la vemos caminar, agarrar su bolso, mirar hacia atrás con inquietud. En un momento dado, la mujer, aterrada, se queda quieta.

 

Los pasos no.

 

Todas las Hijas es la historia de cinco actrices que están ensayando. La obra es más que conocida, tanto para ellas como para el público. Pero esta noche es diferente. Esta noche el teatro escapa a su control y las palabras que escribió un hombre hace más de 80 años parecen describir la historia de sus propias vidas. Las posee, las hipnotiza, les hace sentir, pensar, compartir. No, esta noche no van a ser capaces de dominar las tablas. Esta noche es la obra la que se apodere de ellas.

 

Sobre el escenario empiezan a difuminarse los límites entre realidad y ficción, entre sueño y pesadilla, entre teatro y vida. Los hombres con los que han compartido su cuerpo se convierten en monstruos, en pasos sin dueño y en sombras cada vez más oscuras y deformes. El deseo, como un caballo garañón que da coces encerrado en el corral, fagocita a la razón. La sombra de quien les dio la vida trata de devorarlas y ellas, consumidas, se van sumiendo en el absoluto terror de verse convertidas en la madre. El miedo, cual cuerda que aprieta sin piedad el cuello de una chica cegada por el amor perdido, empieza a ahogarlas desde su interior.

 

Pero estas cinco mujeres no van a dejar al miedo encerrado, campando a sus anchas ahí dentro, apoderándose de su identidad y convirtiéndolas en tierra quemada. No piensan permitir que les coma por dentro, las deje vacías y tome el control de sus voluntades. No. Esta noche Todas las Hijas se unen para enfrentarse a todo su catálogo de miedos, incluido el miedo al miedo mismo. Y si no son capaces de vencerlo, de hacer que esos pasos fantasmas dejen de sonar, por lo menos piensan hacerlos frente.

 

Porque ahora saben que el miedo no hay que guardarlo dentro. Ahí se enquista, se apodera de ti, obligándote a hacer cosas que no quieres, o a no hacer cosas que sí quieres.

 

Al miedo se le saca para fuera, se le agarra de las solapas y se le grita en la cara: Tú no vas a controlar mi vida. Al miedo no se le intenta enterrar en el olvido, porque no hay nada malo ni extraño que exista. Ser fuerte es ser vulnerable, es saber que hay sombras que pueden hacerte daño y asumirlo. Conocer esas sombras. Entenderlas. Respetarlas. Y luego obligarlas a dar la cara y a hacerse a un lado mientras intentamos seguir con nuestras vidas.

 

Al miedo no hay que escucharlo, pero tampoco ignorarlo. Si le dejas, el miedo te posee, como un demonio. Y a los demonios hay que exorcizarlos.

 

Eso es Todas las Hijas. Una obra sobre el miedo para vencer al miedo. Una obra sobre nuestra vida para no olvidar nunca de que solo nos pertenece a nosotras. Un obra sobre el pasado que nos ha tocado sufrir, el presente que luchamos cada día y el futuro que no vamos a permitir que nos robe nadie.

 

Aunque los pasos no dejen nunca de sonar.

 

David Caiña

 

“¡No os hagáis ilusiones de que vais a poder conmigo.
¡Hasta que salga de esta casa con los pies adelante
mandaré en lo mío y en lo vuestro!”

-Bernarda Alba.   

 

Creemos que somos libres porque Bernarda ya no nos hace frente. Pero no es que seamos libres. Es que las paredes de nuestras cárceles son invisibles.

 

 

 

 

 

EQUIPO ARTÍSTICO

Dramaturgia: DAVID CAIÑA y ANDRÉS LIMA a partir de una idea original de GEMMA MARTÍNEZ

 

Elenco:

ANE GABARAIN

GEMMA MARTÍNEZ

MARIBEL SALAS

SOL MAGUNA

VITO ROGADO

 

Texto: DAVID CAIÑA

Dirección: ANDRÉS LIMA

Ayudante de dirección: LAURA ORTEGA

Diseño Escenográfico y vestuario: BEATRIZ SAN JUAN

Diseño de Iluminación: DAVID ALKORTA

Espacio sonoro: NEREA ALBERDI

Diseño cartel: GORKA MÍNGUEZ

Fotos: LAURA ORTEGA

Producción ejecutiva: GORKA MÍNGUEZ y GEMMA MARTÍNEZ

Prensa y redes sociales: MARÍA DÍAZ

Distribución: GG DISTRIBUCIÓN

Producción: ERRE PRODUKZIOAK y DIPUTACIÓN DE BIZKAIA en colaboración con el TEATRO ARRIAGA

Otros colaboradores: AYUNTAMIENTO DE BILBAO, GRUPO LLONA (Jesús Llona Badiola, Odontología integral).

 

 

 

ERRE & ARTEKA & MASKARADA
C/ Simón Bolivar 18
48920 Portugalete
Tel: 659131291